Blog

¿Qué viajes puedo desgravar como autónomo y como empresa?

¿Eres autónomo o vas a serlo? Entonces te interesará saber qué gastos pueden ser deducibles, desgravables, en lo que a viajes se refiere. No todos lo son y también depende del medio utilizado.

Requisitos para que un gasto sea deducible

1. Vinculación con la actividad del negocio. Es decir, que el gasto que se realice pueda repercutirse en un beneficio derivado para su actividad, demostrándose que no ha sido de carácter privado.

2. Documentación que lo justifique. No sirven ni tickets ni comprobantes, únicamente facturas completas en todos sus apartados.

3. Registrar el gasto. Debe quedar el gasto registrado en la contabilidad de la empresa.

Gastos de viajes deducibles para tu empresa

No es un gasto que por parte de las Administraciones públicas de recaudación esté bien visto deducir. Por eso, como te comentamos anteriormente, hay que presentar documentos para poder demostrar que estos viajes se hicieron en tiempo y para la actividad de tu trabajo en la empresa. Y hay que hacerlo de la forma correcta y aportando la máxima información si no queremos problemas con Hacienda, de forma rigurosa y disponiendo en todo momento de todas las facturas al detalle.

Un ejemplo de viaje que se puede deducir sería el de un empresario que viaja de Madrid a Zaragoza para poder captar un nuevo cliente o para asistir a ferias relacionadas con la actividad de la empresa, congresos o exposiciones. Los gastos de trenes, vuelos, alquiler de vehículos u hoteles pueden deducirse.

Es recomendable siempre contar con un asesor fiscal que te ayude a presentar estas deducciones y que también te asesore, como  Economis (https://www.economis.es/asesoria-carta/asesoria-fiscal)en todo lo que respecta a los gastos que puedes deducir y a otros aspectos legales, también para orientarte o apoyarte en cualquier duda que tengas sobre tu actividad.

Qué ocurre con las deducciones según los tipos de transporte y actividad

– Transporte particular. Autónomos como taxistas, mensajeros o transportistas pueden deducir sus gastos al 100 %, mientras que otras personas que usan su vehículo para la actividad de la empresa pueden deducir hasta un máximo del 50 %, no más. La compra del vehículo también se puede deducir en amortizaciones durante cuatro años. Los gastos asociados como peajes, gasolina o aparcamientos son deducibles. Si el vehículo lo tienes tras iniciar la actividad de la empresa, podrás deducir gastos de mantenimiento y reparación, si no, no. Además, puedes asociar los desplazamientos.

Si alquilas un vehículo para tu actividad, recuerda que sí puedes tener bonificaciones.

– Transporte público. Los gastos que vengan de la actividad empresarial son deducibles, por ejemplo, si viajas para y por la actividad de la empresa a otras ciudades en cualquier medio de transporte, pero también en la propia en medios urbanos como el taxi, el metro, tranvía, cercanías o autobuses. No son deducibles los gastos in itinere, es decir, los gastos de tu casa al lugar de trabajo y vuelta. Si cuentas con abono de transporte en el que realizas el viaje por trabajo y el de desplazamiento solo podrás bonificar la mitad del mismo.

The following two tabs change content below.

Confecomercat

Bienvenidos a nuestra página web. Somos un grupo de viajeros que visitan todas los países y ciudades del mundo. Nos apasiona aventurarnos a lo desconocido y lo contamos todo en cada artículo. Recomendamos los mejores lugares para visitar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *