Blog

Fimosis: ¿Cómo se vive en otras culturas?

Aunque la fimosis es una patología común que padecen casi todos los niños al nacer, supone un problema que suele resolverse de forma natural a medida que el niño crece. Sin embargo, es una condición que persiste en algunos adultos y que puede requerir una intervención quirúrgica.

Ante esta situación, las diferentes culturas del mundo tienen diversos enfoques para abordar el problema. Así, más allá de los tratamientos conocidos por todos, otros grupos sociales consideran el tratamiento un ritual, o incluso celebran ceremonias en torno al mismo.

Para judíos y musulmanes, la fimosis no es problema

En el judaísmo y el islam, la circuncisión es un ritual practicado en los niños a edades tempranas. Los judíos, por ejemplo, lo llevan a cabo cuando el bebé cumple ocho días de vida, como símbolo del pacto entre Dios y Abraham. De esta forma, evitan complicaciones por fimosis cuando el varón es adulto. Esta celebración se denomina Brit Milá, y no implica necesariamente la intervención de un médico, sino de una persona que respete los preceptos básicos de esta religión.

Aunque actualmente se considera un ritual religioso en esas culturas, el tratamiento precoz de la fimosis mediante la circuncisión ya se practicaba entre poblaciones no judías del norte de África y árabes del este de Europa. Se trata, pues, de una tradición ancestral.

En contraste, en Madagascar, el sexo masculino es circuncidado por razones totalmente ajenas a la religión: higiene y comodidad. Al otro lado del mundo, tanto aborígenes australianos como otros habitantes de las islas del Pacífico, utilizan la circuncisión para evitar el problema de la fimosis en los adultos. Esto se debe a sus condiciones de vida y al clima, que causan que esta patología pueda convertirse en un problema para la población.

Occidente y su enfoque ante la fimosis

En culturas más occidentales, la fimosis solo se trata cuando supone un problema para el hombre adulto. En algunos casos, se interviene quirúrgicamente para acabar con la dolencia. Sin embargo, por norma general se lleva a cabo un seguimiento del niño durante su pubertad, para asegurar que la fimosis no prevalece en el futuro.

De hecho, existen otras alternativas a la circuncisión que no implican necesariamente una cirugía, y que suelen ser la primera opción. Estas son, por ejemplo, tratamientos a base de estiramiento diarios del prepucio o la aplicación de cremas medicinales.

Aun así, en Estados Unidos, es muy común realizar la circuncisión en recién nacidos si los padres así lo desean. Esto se debe a que cada vez más progenitores tienen acceso a nueva información sobre los posibles beneficios de circuncidar a sus hijos.

En conclusión, la circuncisión para evitar la fimosis es un ritual practicado por diversas culturas de todo el mundo, desde Oriente Medio hasta Australia, pasando por Madagascar, ya sea por razones religiosas o simplemente por motivos de salud. Sin embargo, en sociedades occidentales y globalizadas, el significado de la fimosis es patológico y solo se aborda cuando es un problema, utilizando para corregirlo diferentes alternativas.

The following two tabs change content below.

Confecomercat

Bienvenidos a nuestra página web. Somos un grupo de viajeros que visitan todas los países y ciudades del mundo. Nos apasiona aventurarnos a lo desconocido y lo contamos todo en cada artículo. Recomendamos los mejores lugares para visitar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *