Blog

5 Consejos a la hora de hacer montañismo

Si estás pensando en coger la mochila para montaña, acercarte a las cumbres durante las próximas vacaciones y eres un novato en la materia, en este post te vamos a dar cinco consejos que te servirán de gran ayuda para superar este reto.

El primero hace referencia al material que vamos a llevar en nuestra excursión. La mochila es un elemento fundamental porque nos va a acompañar en la ascensión. Esta, tiene que tener un tamaño acorde a nuestra espalda, no valen ni muy grandes ni muy pequeñas. Ha de estar correctamente dispuesta y colocada para hacer más cómodo el ascenso, poniendo lo más pesado cerca de la espalda, así nuestro centro de gravedad no se desplazará por el peso y evitaremos las tan peligrosas pérdidas de equilibrio. En la parte opuesta a la espalda deberemos colocar las cosas más livianas. La cinta lumbar, presente en el 95 por ciento de las mochilas, ha de estar muy bien sujetada para evitar dolores que nos pueden complicar la salida.

Un factor muy importante: la alimentación

El segundo consejo tiene que ver con la alimentación. El montañismo exige un gran desgaste en un corto periodo de tiempo y la alimentación es axial para no sufrir desfallecimientos. Además, hay que tener en cuenta el transporte de los mismos: los alimentos que llevemos no deben ocupar mucho espacio en la mochila ni pesar mucho. Durante la marcha habrá que comer alimentos que, sobre todo, nos aporten rápidamente energía en forma de glucosa y lípidos. Este es el caso de frutas como el plátano y frutos secos como las nueces y las almendras, además de pasas, otros cereales y chocolate.

Otro aspecto muy importante cuando se asciende una montaña es el de la hidratación. En la montaña hay que beber agua constantemente, aunque no se sienta sed alguna. En el momento en que tengamos sed es que no nos hemos hidratado correctamente y, por lo tanto, puede aparecer el mal de altura que se manifiesta con dolores de cabeza, vómitos y hasta pérdidas de conciencia. Los expertos recomiendan beber no menos de 4 litros en una jornada de montañismo. Hay que ser previsor y saber si en el lugar al que queremos subir se puede conseguir agua potable. Si no es así, habrá que transportarla en nuestra mochila.

Formas de caminar y la seguridad

Otro aspecto importante es que hay que adaptar la forma de caminar a la orografía a la que nos enfrentemos: Si andamos por nieve habrá que apoyar toda la huella de nuestro pie. Si ascendemos por roca es importante apoyar primero el talón y luego la punta del pie. SI lo hacemos al revés nos destrozaremos los gemelos.

Por último, y no menos importante, es el tema de nuestra seguridad. El 80 por ciento de los accidentes tienen lugar en el descenso, cuando ya hemos coronado la cumbre y ya nos hemos relajado. Bajando una montaña se suelen producir pequeños desprendimientos de roca, si no puedes evitarlo, agacha la cabeza, siéntate en el suelo y protégete con la mochila.

The following two tabs change content below.

Confecomercat

Bienvenidos a nuestra página web. Somos un grupo de viajeros que visitan todas los países y ciudades del mundo. Nos apasiona aventurarnos a lo desconocido y lo contamos todo en cada artículo. Recomendamos los mejores lugares para visitar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *